Bolivia enfrenta altos costos por injusta mediterraneidad

En 2016, la pérdida de los conflictos sociales en Arica representó para Bolivia $us 20,9 millones

Concesionarios privados de puertos chilenos encarecen el comercio exterior del país, imponiendo tarifas unilateralmente

Zona extraportuaria en Antofagasta disminuye competitividad de exportaciones mineras del país

Los países sin litoral como Bolivia enfrentan un complejo desafío derivado de sus limitaciones estructurales para acceder a los océanos, lo que implica que los flujos de su comercio exterior, deben transitar ineludiblemente por un tercer país, ya sea para poder ingresar bienes o para acceder al mundo.

Los costos económicos emergentes de la condición mediterránea de Bolivia, que perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros de territorio, a causa de la invasión chilena en febrero de 1879 y consecuente pérdida de su acceso soberano al mar, afecta entre 6,9% y 8,6% de su comercio exterior diario operado principalmente por el puerto de Arica, que concentra 80 por ciento de las importaciones del país. Excluyendo los hidrocarburos por las aduanas chilenas pasa 57% de las exportaciones bolivianas.

Bolivia enfrenta, además, cargos adicionales entre 9% y 10,7%, por factores naturales y “artificiales”, lo que equivale a 3,5% y 4,3% de la producción diaria de bienes transables (exportables) del país.

Estas son algunas de las conclusiones de un estudio de la Asociación Latinoamericana de Integración Aladi titulado, Estudio sobre Impactos y Costos al Comercio Exterior Boliviano Relacionados a la Conflictividad Interna en Países de Tránsito. El documento fue elaborado por los consultores, Rosario Campos y Ricardo Rozemberg y publicado en 2016 con aporte de los economistas, José Peres Cajías y Daniel Agramont.

CEPAL

De acuerdo con un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, (Cepal 2015), Chile lideró la conflictividad vinculada a paros en puertos de América Latina en el período 2010-2014, seguido por Argentina y Perú.

Los recurrentes conflictos sociales en el puerto de Arica, representaron en las últimas décadas graves perjuicios para el comercio exterior boliviano.

Sólo a modo de ejemplo, en 2016 los paros nacionales y del personal aduanero generaron perjuicios a Bolivia por 21 días hábiles en el intercambio del país con sus pares de la región y de ultramar. Similar situación ocurrió el año anterior de acuerdo al estudio de Aladi.

El mencionado estudio indica también que diariamente un vehículo detenido con carga de ingreso o salida del territorio boliviano pierde entre $us 2.000 y 2.500 por varios conceptos, entre ellos, rotación de motorizados, multas de navieras y mantenimiento mecánico, entre otros.

CIFRAS

En 2016, el costo anual de los conflictos sociales en Arica representó para Bolivia $us 20,9 millones. Pero además, la incertidumbre generada por las huelgas y paros en los puertos chilenos impactó de manera importante sobre el normal flujo de los negocios en Bolivia, afectando el abastecimiento de insumos importados, el cumplimiento de contratos de exportación, costos relativos a la seriedad de las firmas y el país, entre otros, señaló el documento.

DESVENTAJAS

Por su ubicación geográfica y la carencia de litoral marítimo, a causa de la invasión chilena y su carácter de exportador de productos primarios de bajo valor por unidad física, Bolivia se encuentra en desventaja en su integración al mundo.

Sus costos de logística son significativos, lo que afecta no sólo al desarrollo de su potencial exportador sino también a la cadena de abastecimiento de bienes importados. El economista Daniel Agramont dijo que por ejemplo las exportaciones de zinc acusan sobreprecios de hasta 30 por ciento por los costos que debe incurrir al ingresar los concentrados o el estaño metálico a la zona del prepuerto a 30 kilómetros de Antofagasta.

Asimismo, el año pasado la Terminal Portuaria de Chile, concesionaria privada del puerto de Arica, pretendió incrementar unilateralmente 10.72 por ciento el valor de las tarifas, lo que fue rechazado por la Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia, (ASP-B)

INVERSIONES

Asimismo, Agramont observó en una publicación en un matutino de La Paz que las inversiones en Arica no responden a las necesidades de los operadores del comercio exterior de Bolivia, por el colapso en que ha ingresado a partir del crecimiento de la economía nacional y las mayores necesidades de bienes intermedios y equipos para el sector de transformación.

BANCO MUNDIAL

En 2016, Bolivia obtuvo la posición 138 de 160 países en el ranking dado por el Índice de Performance Logística del Banco Mundial, con un peor puntaje respecto de años anteriores.

Los economistas citados en el documento de Aladi sostienen que los países mediterráneos se ven perjudicados por retrasos en las fronteras, problemas de coordinación de transporte, mayor incertidumbre y retrasos, que incrementan, además los costos de seguros y cargos que pueden ser cobrados en los países de tránsito.


---------*---------
Scroll to Top