Desconsuelo en familiares de la pareja desaparecida

Familiares y amigos cercanos de Carla Bellot Rodríguez y Jesús Cañisaire Calatayud, cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida ayer, no encuentran consuelo ante la tragedia que embarga a ambas familias. La pareja desaparecida desde el 1de enero de este año, ambos de 25 años, eran los pilares y apoyo para el sustento de sus familias.

Al promediar las 11. 30 horas de ayer en puertas de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc) el desgarrador llanto y el rostro bañado en lágrimas de la madre de Jesús Miguel Cañisaire Calatayud junto a parientes de Carla, daban cuenta del horrendo hallazgo que acaban de conocer.

No existen palabras que describan el dolor que reflejaba el rostro de Hilda Calatayud, madre de Jesús Cañisaire, entre sollozos y con palabras entrecortadas imploraba "..se han equivocado, no es él.., no es mi hijo, él es bueno por qué tendrían que matarlo".

La mujer busca a cada uno de sus hijos y rompe en desgarrador llanto cuando nombra a Jesús y dice "él era mi mano derecha", con él contaba para todo, él me ayudaba, que voy a hacer. No, no es él repetía incrédula ante la comunicación policial.

Jesús Cañisaire, fue descrito como un hijo atento, solidario y el principal apoyo para el sustento de su familia a la muerte de su progenitor hace 15 años, según relató Hilda Calatayud.

EJEMPLAR HIJA Y HERMANA

Carla Bellot Rodríguez, la novia de Jesús Cañisaire, era el sustento de sus cuatro hermanas menores, 22, 20, 18 y 11 años, y de su madre que padece de una discapacidad que le impide trabajar, por lo que la desafortunada joven, también era el sustento de su familia, relata Dora Herrera, madrina y guía familiar de la joven.

En puertas de la morgue del Hospital General, Herrera esperaba que el anuncio policial y los cadáveres sometidos a autopsia que en ese momento se realizaba, fueran un equívoco y no sean los de Carla y Jesús.

“Madrina ya he cumplido con todo, he estudiado y soy profesional quiero decirte que al año quiero casarme”, fue lo último que hablamos en diciembre relató Dora con inconsolable llanto, al saber que efectivamente se trataba de la joven de 25 años.

Herrera, cercana a la familia Bellot, recuerda que tras la muerte del padre de Carla y ante la crítica situación de salud de su madre, desde adolescente se hizo cargo de sus hermanas con el apoyo de la Fundación La Paz, en la ladera Este.

Ha sido formada por esa institución (Fundación La Paz) porque eran niñas prácticamente solas, han salido adelante con mucho esfuerzo, cuando ya tenía su futuro planificado y quería hacer su propio hogar le hacen este daño... “pedimos justicia, menos bares, menos licorerías, pedimos justica y centros de ayuda para nuestros jóvenes. No ven lo que nos está pasando?” clamaba Dora Herrera.

EJEMPLAR AMIGA

“Éramos como hermanas, juntas hemos crecido, nos hemos formado en el centro (Fundación) La Paz, ella iba con sus cuatro hermanitas y yo con mis hermanitos. No entiendo cómo pudo pasarle esto. Pedimos justicia”, lamenta Marcela Estupiño, cercana amiga de Carla.


---------*---------
Scroll to Top