Gobierno revela que en La Asunta hay 1.500 ha de coca ilegal; denuncia presión para evitar erradicación

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, informó que el Gobierno mantendrá a las fuerzas de erradicación en la zona y denunció la creación de un Comité de Autodefensa para ejercer presión contra la Fuerza de Tarea Conjunta.

“Delincuentes y sediciosos”. Así calificó este martes el viceministro de Defensa Civil, Felipe Cáceres, a los dirigentes del autodenominado Comité de Autodefensa constituido en La Asunta, una zona cocalera en el norte de La Paz, para defender cultivos de la erradicación iniciada con la instalación de más de seis campamentos en un área donde están en la mira 1.500 hectáreas.

“El Gobierno instaló más de seis campamentos que están conformados por las Fuerzas Armadas y la Policía. De acuerdo a reportes técnicos en La Asunta, si bien existen como 6.000 hectáreas de cultivos de coca, 1.500 hectáreas han sido identificadas en zonas no autorizadas de acuerdo a la Ley General de la Coca”, explicó.

La Asunta está ubicada en el norte de La Paz y en varios momentos sus pobladores protagonizaron conflictos por la defensa de cultivos. Ahora, un ampliado del 31 de marzo a la cabeza de dirigentes del denominado Comité de Autodefensa determinó otorgar un plazo de 24 horas a las fuerzas de erradicación para abandonar la zona bajo la advertencia que no se hacían responsables de lo que pueda ocurrir.

Cáceres aseguró que el Gobierno no acepta la advertencia y mantendrá el trabajo del equipo de erradicación en la zona de cultivos excedentarios e ilegales que, afirmó, están destinados a la ilícita actividad del narcotráfico.

Además anunció la presentación de una denuncia contra los dirigentes que firmaron la resolución y que están identificados como Edgar Bautista, Fidel Calisaya, Guery Rodríguez y Freddy Poma.

Según la autoridad, ese tipo de grupos formados tienen relación con el dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, que en el último tiempo intentaron sin resultados articular encuentros en poblaciones como Coripata, Coroico, Chulumani y Cajuata, todas en el norte de La Paz.

“Sí llegaron a La Asunta, donde está la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) de  erradicación de la coca ilegal en zonas no autorizadas. Nosotros las denominamos zonas rojas porque esa coca es ilegal y excedentaria y lo único que hace es alimentar al narcotráfico”, explicó Cáceres en una conferencia en Cochabamba.

Gutiérrez fue reelegido como dirigente de la zona tradicional pero fue cuestionado por otro grupo que tomó por varios días las oficinas de Adepcoca, centro también de comercialización de coca, en demanda de nuevas elecciones y denuncias de irregularidades. La Policía fue desplazada al lugar y hubo enfrentamientos con los seguidores del reelecto dirigente.

Los que exigen nuevas elecciones cedieron y entregaron la sede a los “fundadores”, quienes a su vez dieron respaldo a Gutiérrez. Para Cáceres la nueva dirigencia alienta la exigencia del reconocimiento de nuevas áreas de producción. (03/04/2018)
La Razón


---------*---------
Scroll to Top