Mesa y Brennan desmienten a Morales

Las acusaciones del presidente Evo Morales sobre una presunta reunión entre la Embajada de Estados Unidos y “un expresidente” para supuestamente conspirar contra su gobierno fueron refutadas por el encargado de negocios de la legación diplomática estadounidense, Peter Brennan, y el exmandatario Carlos Mesa. Ambos aseguraron ayer que la visita fue de cortesía y por la pronta partida del diplomático.

“Compruebo hoy que mis actividades privadas son objeto de seguimiento por parte del Gobierno Nacional y, lo que es más grave, que este adolece de profundas fallas”, afirmó Mesa en un comunicado que publicó en su blog personal, después de las imputaciones del mandatario.

PALABRA DE MORALES

El presidente Evo Morales sostuvo ayer que el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, quien, según su percepción, alienta la candidatura de un expresidente de Bolivia.

Morales dijo ayer: “Estamos informados que el 6 de este mes cuatro miembros de la Embajada de EEUU, a la cabeza de su encargado de negocios, Peter Brennan, visitaron a un expresidente para decirle: ‘Evo no puede ser presidente nuevamente, (usted) tiene que ser candidato’ y le ofreció todo su apoyo”, aseguró Morales, en el acto de entrega de un edificio que pertenecía a la expulsada Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional (Usaid) al Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas en La Paz.

ESTADOS UNIDOS

Tras las declaraciones de Morales, la Embajada de Estados Unidos informó que el encargado de Negocios, Peter Brennan, visitó al expresidente Carlos Mesa para despedirse y presentar al nuevo cuerpo diplomático de su misión.

La representación diplomática aclaró que este tipo de reuniones no constituyen “conspiración” o “injerencia”, como supone el presidente Evo Morales.

“La Embajada de EEUU desea comunicar que, en efecto, el señor Peter Brennan realizó una visita de cortesía al expresidente Mesa para despedirse y presentarle a los nuevos funcionarios de la Embajada”, sostiene el comunicado.

Añade que “este tipo de reuniones son parte de las responsabilidades y funciones normales de los diplomáticos en todas partes del mundo y de ninguna manera constituyen conspiración ni injerencia”, afirmó.

Hace una semana, Morales amenazó al actual Encargado de Negocios con expulsarlo del país si continúa “planificando ataques” contra la gestión de Gobierno, tal como lo hizo con Philip Goldberg, exembajador de EEUU, en 2008.

La embajada precisó que “no tiene interés en interferir en asuntos políticos internos bolivianos ni ha participado en ninguna actividad de ese tipo”.

Asimismo, dijo que en el marco de la Convención de Viena y la práctica diplomática normal en sociedades democráticas, los funcionarios de la Embajada se reúnen regularmente con líderes políticos y miembros de la sociedad civil en todos los ámbitos y niveles, tal como lo hacen los funcionarios bolivianos en los Estados Unidos.

CARLOS MESA

De su parte, el exmandatario Carlos Mesa coincidió en expresar que Brennan y otros dos funcionarios le visitaron en el marco de la cortesía diplomática, pero que en la misma no se habló de candidaturas ni de las próximas elecciones.

“Sobre la base de que vivo en un país democrático, en el que puedo reunirme con quien me parezca oportuno. A solicitud del encargado de Negocios de los EEUU, Peter Brennan, me reuní con él y dos nuevos funcionarios de esa embajada. El propósito de esa visita de cortesía era despedirse por la conclusión de su misión y presentar a los nuevos funcionarios de la misión estadounidense, Rolf Olson y Marianne Scott, que acompañarán al nuevo Encargado de Negocios en sus futuras labores”, afirmó Mesa.

El también vocero de la demanda marítima aclaró que no se habló de los temas que asegura el Presidente sobre una supuesta oferta de apoyo a su candidatura. Aclaró que no fueron cuatro sino tres personas. “No me reuní con cuatro sino con tres representantes de la citada misión diplomática”, aclaró Mesa.

Asimismo, lamentó que el mandatario boliviano confirme que “espía a sus compatriotas” y lance acusaciones sin fundamento.

“Es una muy mala noticia para el país que el primer mandatario, en un discurso público, diga que espía a sus compatriotas y que, además, convierte en una acusación carente del más mínimo fundamento un encuentro legítimo e incuestionable, como las decenas de reuniones de esta naturaleza que he realizado con representantes diplomáticos y de organismos multilaterales acreditados en Bolivia, dado precisamente mi carácter de expresidente constitucional de Bolivia y Representante Oficial de Bolivia para la Demanda Marítima”, finalizó.


---------*---------
Scroll to Top