Protesta vecinal contra gremiales

Vecinos de las zonas Garita de Lima y Munaypata protestaron ayer contra vendedoras de la calle Incachaca y denunciaron que los puestos de venta imposibilitan el uso de hidrantes en casos de desastres en ese sector.

"hace meses hemos tenido un incendio que no ha sido grave en la zona y no hemos podido utilizar el hidrante que está en la esquina de esta calle Incachaca y Garita de Lima porque hay un puesto de papas y verduras que impide que los bomberos puedan utilizarlo para mitigar incendios" arengaba el vicepresidente de la Junta Vecinal 14 de septiembre Gaita de Lima, Edgar Medrano

En horas de la mañana varios vecinos de la zona Garita de Lima se apostaron y protestaron cerca del simulacro de incendio que realizaban funcionarios ediles y bomberos con las comerciantes de la calle Incachaca, para reaccionar en caso de emergencia, y denunciaron ante los medios de comunicación los problemas que ocasionan los puestos de venta cuando hay algún incendio en la zona.

Los efectivos policiales dependientes de bomberos, ante la protesta, realizaron pruebas de utilidad de un hidrante ubicado en cercanía a la plaza Garita de Lima en el cual estaba instalado un puesto de venta encima.

La dueña de la mercadería que obstruía parcialmente el hidrante tuvo que levantar mayor parte de sus productos para que los bomberos puedan probar la presión de la toma de agua.

TARIMAS QUE PERJUDICAN

Varios vecinos y transeúntes evidenciaron que la tarima del puesto de venta perjudicaba el trabajo de los funcionarios policiales quienes luego de varias maniobras lograron su objetivo.

"La tarima de esta vendedora no nos permite instalar los tubos para utilizar la manguera que tenemos cuando hay alguna emergencia, además nosotros actuamos de manera inmediata y durante nuestro trabajo levantamos todo lo que nos perjudica, incluido los puestos de venta, pero, lamentablemente, las gremialistas después del suceso nos reclaman" explicó el Capitán de Bomberos, Jorge Ramírez.

A causa de esta protesta el director de Promoción Económica de la Sub Alcaldía Max Paredes, Limberth Gironda, dio un ultimátum de cuatro días a la vendedora ubicada encima del hidrante para que aleje su puesto de la toma de agua bajo sanción de decomisar los productos de la gremial.

Sin embargo, la dueña del puesto que obstruía el uso del hidrante indicó que recién la próxima semana cumpliría con la disposición de la autoridad edil.

Al finalizar las protestas, bomberos, funcionarios ediles y vecinos fueron a verificar el estado de otros hidrantes cercanos.

You voted 'Emocion'.

---------*---------
Scroll to Top